• portada
Parroquia de la Santa Cruz en San Nicolas

¡Bienvenidos!

Estamos al Servicio del Evangelio buscando vivir una vida como la llevaron las primeras comunidades cristianas. Unidos en amor entre nosotros y con nuestro obispo crecemos en la fe y la esperanza.

Homilías

Orar y esperar confiadamente

El autor del Éxodo nos muestra a Moisés elevando los brazos al cielo en actitud de oración; su perseverancia rinde frutos: vencer a los enemigos. Jesús también nos invita a confiar plenamente en Dios, nuestro Padre que nos da cuanto necesitamos, aunque no siempre como lo esperamos o deseamos, porque Dios conoce los tiempos perfectos para sus hijos. Solo nos pide confianza, perseverancia y fe en su poder infinito.

Los nuevos samaritanos

Las lecturas referentes a Naamán el sirio y el leproso samaritano nos hacen ver que es fundamental para cambiar la propia vida y el destino de la misma ser capaces de obedecer a Dios, entregar la propia vida mediante la fe y esperar que Dios obre en nosotros la plena transformación.

Si tienes fe

Solo podemos entender las exigencias de la fe si entendemos que ser cristianos es algo sumamente exigente y para estar a la altura de esas exigencias es que los discípulos de Jesús le piden que les aumente su fe. Solo así podemos ser revestidos de la fuerza de lo alto para cumplir con la voluntad del Padre y hacer todo lo que Jesús nos pide.

Nuestros grupos

11

Adolescentes

14

Adultos

11

Escuela/Formación

12

Jóvenes

4

Niños

7

Servicio

3

Matrimonios

Nuestro equipo sacerdotal

Mensaje de nuestro Pastor

2019-10-14

Hace apenas unos días se celebró en la Iglesia la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, fiesta instituida para darle gracias a Dios, ya que por medio del rezo del santo Rosario fue posible la victoria en contra de los Moros, que amenazaban con extender la fe musulmana en España. Esta fiesta, y lo que llevó a su institución, nos recuerdan el inmenso poder que tiene Nuestra Madre Santísima, la Virgen María como intercesora delante de Dios, tanto que, prácticamente, podemos decir que nada de lo que ella le pida a la Santísima Trinidad, le será negado, como bien lo atestigua la Sagrada Escritura (Jn 2,1-10). Es por ello que el pueblo cristiano ha tenido siempre como uno de sus principales dones la maternidad y la intercesión de nuestra Madre del cielo. Sería, pues muy loable, que nosotros enseñáramos a nuestros hijos esta práctica tan saludable. Es en el rezo pausado de la oración dirigida a María, que el alma se pone en paz y en el dulce repetir la alabanza del ángel y de Isabel a María Santísima como crece nuestra relación con ella. No dejemos pasar esta oportunidad de enamorarnos cada vez más de esta maravillosa madre, que no piensa en otra cosa que en la salud espiritual de sus hijos y que nos acompaña en el camino al cielo. Oremos con fe el Santo Rosario y recordemos que “la familia que reza unida, permanece unida”.

 

Síguenos en Instagram

+52 (81) 1160-1416

Cerro del Topo No. 215
Col. Las Puentes 2do. Sector
San Nicolás de los Garza, NL

Suscríbete a nuestra lista