• portada
Parroquia de la Santa Cruz en San Nicolas

¡Bienvenidos!

Estamos al Servicio del Evangelio buscando vivir una vida como la llevaron las primeras comunidades cristianas. Unidos en amor entre nosotros y con nuestro obispo crecemos en la fe y la esperanza.

Homilías

Lo que es importante para Dios

Lo esencial de las parábolas de la misericordia, es el afán de Dios para buscar y encontrar al que se pierde, al que se aleja, al que parece que carece de valor. Dios hace lo que sea por rescatar al que se aleja y se pierde, porque tiene por nosotros un amor que no tiene límites y nos ama como un Padre bueno, compasivo y misericordioso. Lo mismo espera que nosotros hagamos por el excluido, por el necesitado, por los desechados de la sociedad.

Es necesario morir

Una de las actitudes fundamentales de la vida cristiana es la humildad, sin embargo, nuestra naturaleza nos lleva, con frecuencia, por el camino de la soberbia, queremos sobresalir, ser mejores, más importantes, más destacados. Entre los cristianos, el más importante, como nos lo enseña Jesús, nos da ejemplo María y nos lo recuerda san Pablo, al hablarnos de Cristo que se vacía y se humilla, es el que sirve, el que se despoja de sí mismo, el que da muerte al hombre viejo para que surja, el hombre y la mujer nuevos que son capaces de escuchar, ver y socorrer al pobre, al que sufre y al necesitado.

Fíjate en la meta, no en el camino

Jesús nos recuerda que siempre podemos correr el riesgo de ser excluidos de su Reino si no cumplimos con la voluntad del Padre y si no hacemos lo que él nos enseña. Cristo quiere que tengamos vida y vida en abundancia; él quiere solo cosas buenas para nosotros. Dios no nos impide que anhelemos y busquemos las cosas buenas, porque la felicidad es nuestra meta y la gran promesa de Dios a quienes cumplen con la Palabra.

Nuestros grupos

11

Adolescentes

14

Adultos

11

Escuela/Formación

12

Jóvenes

4

Niños

7

Servicio

3

Matrimonios

Nuestro equipo sacerdotal

Mensaje de nuestro Pastor

2019-09-18

Cuando veo una imagen de la Sagrada Familia se desarrollan algunas imágenes en mi corazón: veo en ello, ternura, comprensión, amor, unidad. Aunque son representaciones artísticas no dejan de transmitirme todas estas ideas, las cuales reflejan el proyecto de Dios para todas nuestras familias. Y es en ellas en donde podemos ver estos elementos, pues encontramos familias felices en donde cada uno disfruta de la vida y del amor de los que la componen. Unos a otros se enriquecen con el amor y con todos los dones y gracias con los que Dios los ha bendecido. Esto es posible cuando la familia vive una relación profunda e intensa con Dios, como la vivía la Familia de Nazareth. Cuando una familia ora junta, en la oración Dios derrama abundantemente su amor y crea lazos espirituales entre cada uno de ellos, desarrollando la ternura, la comprensión y la unidad. Si además, en la oración escuchan la voz de Dios en su Palabra, toda la actividad de la familia se orienta hacia Dios y así quedan protegidos de la malicia y el egoísmo en medio de este mundo que promueve por todos los medios la desintegración y la indiferencia en éstas, ya que vemos cómo cada vez menos familias conviven juntas. Es necesario reforzar nuestra vida de oración en familia, pues el verdadero amor sólo proviene de Dios. Por eso decía su Santidad, el Papa San Juan Pablo II: “La familia que reza unida, permanece unida”. A pesar del activísimo que desata el mundo moderno en nuestras vidas y en nuestros hogares, busquemos el tiempo para reunirnos con frecuencia para orar juntos y escuchar su Palabra, esto protegerá en nuestras familias el proyecto de amor de Dios para cada uno de nosotros.

Síguenos en Instagram

+52 (81) 1160-1416

Cerro del Topo No. 215
Col. Las Puentes 2do. Sector
San Nicolás de los Garza, NL

Suscríbete a nuestra lista