Mensaje del 5 de Marzo, 2017.

El peligro más grande que enfrenta hoy nuestra sociedad es la justificación del mal ya que esto, en todos los órdenes de la vida, nos lleva a la destrucción. Su Santidad Juan Pablo II decía en su encíclica “Para la Reconciliación” que el mayor mal de nuestro mundo es el estar perdiendo la conciencia de pecado. La Psicología y otras áreas de la ciencia, en su afán de desmitificar el mundo de lo sagrado de los valores perennes, ha ido, en muchos casos, dando argumentos para hacer ver lo malo, como algo natural, como algo normal.

Sin embargo, el uso común no puede crear la normal de moralidad, sobre todo cuando ésta se confronta con el Evangelio. Se justifica el pecado con el simple hecho de que muchos lo hacen. Sólo por poner un ejemplo, hoy se dice; “es normal que los muchachos tengan relación íntimas antes del matrimonio”. Esto, de acuerdo a lo que Dios nos ha instruido por medio de su palabra, es algo negativo, que no es bueno para el hombre, que lo lleva a la infelicidad.

Es posible que por nuestra miopía no alcancemos a ver en dónde está el mal, sin embargo, Dios lo ha dicho… él es quien tiene razón. Las ciencias y el desarrollo de la sociedad es algo bueno y querido por Dios pero aún éstas deben estar sometidas a las reglas fundamentales de la moralidad que Dios ha propuesto para nuestra felicidad. Rescatemos nuestros valores, y no permitamos que la “normalidad” haga del pecado un estado de vida.

CategoríaMensaje del Pastor
Escribe un comentario:

*

Tu dirección de correo no se publicará.

2016 | Parroquia de la Santa Cruz