Homilía Dominical

Domingo IV Tiempo Ordinario

29 de Enero, 2017
39:22 minutos

Jesús nos llama a ser pobres de espíritu abandonándonos en las manos de Dios que nos cuida siempre y es quien nos da lo que necesitamos para alcanzar la vida plena.

Citas relacionadas: Salmo 42, 3 Romanos 8, 28 Juan 6, 68 Juan 15, 5 Mateo 6, 34 Juan 15, 20

Pensamiento desarrollado

  1. Pablo dice que el reino no es comida, ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.
  2. Uno de los temas fundamentales del evangelio de Mateo es el tema del reino de los cielos.
  3. El pueblo judío no menciona el nombre de Dios cuando lo encuentra en su texto sagrado, sino que emplea el término adonai, que quiere decir “señor”.
  4. La pasiva teológica usa la forma verbal pasiva para dar a entender que quien realiza las acciones es Dios mismo.
  5. El pobre de espíritu es quien solo tiene necesidad de Dios y solo tiene su confianza puesta en él.
  6. El pobre se aferra a los demás que son quienes le pueden dar y el pobre de espíritu solo se aferra a Dios porque es el único que le puede dar aquello que necesita y espera.
  7. El salmista confiesa que él tiene hambre y sed de Dios.
  8. Para tener un corazón humilde hay que tener vida espiritual.
  9. Solo Jesús tiene palabras de vida eterna.
  10. Jesús nos recuerda que sin él nada podemos hacer.
  11. Jesús nos pide que confiemos totalmente en Dios.
  12. La persecución que se abate sobre nosotros por ser fieles a Dios es un modo de enseñarnos que estamos dentro del reino de Dios.
  13. La gente que tiene miedo de la persecución en ocasiones se sale nuevamente del reino.
Escribe un comentario:

*

Tu dirección de correo no se publicará.

2016 | Parroquia de la Santa Cruz